Antorchistas de los municipios de Kanasín, continúan viéndose beneficiados por la lucha realizada por el Movimiento Antorchista Nacional

Kanasín, Yucatán a 04 de Septiembre de 2019..- Cientos de antorchistas de las colonias de Kanasín, han logrado mejorar su
calidad de vida, gracias a la unión, organización y lucha realizada junto
con Antorcha ante dependencias como la Secretaria de Desarrollo Agrario,
Territorial y Urbano (SEDATU), con la que se benefició a habitantes del
municipio, con la entrega de cuartos adicionales para familias de escasos
recursos económicos.

Tal es el caso de la señora Aurora Rejón Domínguez, quien relata que
durante varios años, habitó en una casa hecha con cartón madera y lonas que
regalaban algunos vecinos, y que a pesar de que acudió en varias ocasiones
a las instancias gubernamentales para solicitar un apoyo, no tenía éxito,
pues la mantenía en espera.

[image: f]

Mencionó que no fue sino hasta su inserción al Movimiento Antorchista, que
con su respaldo logró ser tomada en cuenta en recientes fechas, para ser
beneficiaria de un paquete de construcción y mejoramiento de vivienda, por
parte del gobierno federal gestionado por los Diputados federales
antorchistas.

Eva Bautista Baro, responsable de Antorcha en Kanasín, recalcó que aún
existen en México, varios casos graves por las constantes carencias de la
condición de extrema pobreza en la que se encuentran miles de familias,
como sucede en el sureste del país, ante la desigualdad en el reparto de la
economía que hoy impera.

Agregó que hay diversas instancias gubernamentales que documentan la
existencia de los altos porcentajes de familias pobres en nuestro país
sumergidas en la miseria por la implementación de programas mal enfocados.

Hoy en día Aurora tiene un espacio digno dónde vivir, asegurando que
mantiene su fe y esperanza de que no solamente se festejen los 45 años de
trabajo por parte de esta organización, si no que se mantenga por muchos
años más, pues es Antorcha Campesina la esperanza de miles de mexicanos que
viven en la miseria.

Deja un comentario