Yucatán seguro” o “Escudo Yucatán”

Las estrategias en materia de seguridad pública, instrumentadas por las
administraciones actual e inmediata anterior, son idénticas, según lo
informado de ambas, eso sí, cambió la denominación, “Yucatán seguro” por la de “Escudo Yucatán”, coinciden en afirmar La Columna Viernes Cultural y El Transcriptor, luego de la lectura cotidiana de los periódicos de esta semana.

“Escudo Yucatán”, según el decreto ejecutivo de entonces, era una
“estrategia integral que tiene por objetivo prevenir la incidencia
delictiva, a través del fortalecimiento del vínculo entre la sociedad y las
instancias gubernamentales, y fomentar la implementación de políticas,
programas y acciones con una visión cercana a la ciudadanía”.

Ahora, “Yucatán seguro”, sin normativa que lo sustente, al menos hasta hoy,
 es “una estrategia que incorpora tecnología de punta para el cuidado de la
paz, la vida y el patrimonio de los habitantes de todo Yucatán, que refleja
el interés del Gobernador Mauricio Vila Dosal en que la Policía estatal
siga trabajando no sólo para conservar sino para fortalecer la seguridad de
Yucatán”, en definición del secretario estatal de Seguridad Pública.

“Yucatán seguro” pretende instalar, se informan los queridos de los
viernes, 3,527 nuevas cámaras de vigilancia (ya hay poco más de dos mil),
119 arcos carreteros (hoy funcionan cien), 6 drones y un avión
especializado en vigilancia, modernizar la red de semáforos, 4
embarcaciones, y 50 postes de “voceo público”.

No está mal, aseguran, hay que mantener y conservar al estado con altos
niveles de seguridad, necesarios para la convivencia pacífica de los
habitantes de Yucatán.

Pero, aquí el sempiterno pero. Dice el gobernador del estado que para todo
lo anterior, necesita “harta y buena lana”, por lo que solicitó la
autorización del Congreso para contraer un empréstito de 2 mil 500 millones
de pesos que servirán para financiar la estrategia “Yucatán Seguro”.

Esta cantidad, más seguro los intereses, se devolvería en un plazo de 20
años, comprometiendo así a las finanzas estatales de por lo menos las 4
administraciones públicas estatales siguientes, incluyendo, a lo mejor, a
la del gobernador Vila Dosal. Y, por otra parte, según los conocedores, el
préstamo duplicaría el monto actual de la deuda pública.

Pregunta el también prócer de los viernes: ¿Cómo le ves, querida? Espera,
¿a dónde vas?

Ella no hace caso y corre a su estante, tallado en madera fina, estilo
chino, regalo de su abuela cuando cumplió quince años, y desempolva sus
alcancías de cochinito y de unicornio, para empezar a juntar un dinerito
para ayudar a pagar los 2 mil 500 millones de pesos, que costará, mínimo si
no es que más, la estrategia de “Yucatán seguro”.

——

De nada… Saludos…

————————————-

Publicado en *Novedades Yucatán* | 5 de julio de 2019.

Deja un comentario