#Mérida. Domingo con la mayor afluencia de visitantes en Progreso.

MÉRIDA.- El malecón del puerto de Progreso registró hoy un lleno excepcional, lo que fue calificado por meseros de los restaurantes que operan frente a la playa como la mayor afluencia de visitantes desde la reactivación económica de Yucatán.

Fotos: Joaquín Chan.

Las cabañas de palma instaladas a las orillas de la playa del malecón progreseño estuvieron llenas de gente que consumió y bebió hasta donde lo permitió el bolsillo, la familia y la responsabilidad de conductor del vehículo que los llevó a las playas de Progreso.

El clima soleado, la brisa fresca y el ambiente de entretenimiento, la música alegre de los restaurantes y el deseo familiar de romper la monotonía cotidiana del confinamiento y medidas sanitarias generó un ambiente de libertad en la playa donde se vio gente con y sin cubrebocas, llevando entre las manos latas de cerveza, recostados en la arena manchada por el zargazo.

Un coordinador del restaurante Crabster, quien no dio su nombre porque no está autorizado para proporcionar información del establecimiento, resumió la jornada dominical: es excepcional, el mejor día desde la reactivación.

Casi todos los restaurantes frente a la playa registraron una ocupación extraordinaria, pero el termómetro del consumo se vio en las palapas llenas a lo largo de la playa, de punta a punta del malecón tradicional más allá de la famosa casa del pastel.

La mayor afluencia se concentró en la playa donde también estuvieron parvadas de gaviotas cazando desperdicios de comida que caía de los visitantes.

Tráfico vehicular

La calle 21, que es paralela al malecón fue insuficiente para albergar a los cientos de vehículos que llegaron al puerto en esta nueva realidad de la pandemia, pero que en los hechos es una normalidad casi similar a antes de este virus.

Sin mayores incidentes

La policía municipal del puerto recorrió el malecón junto a la Policía Estatal y reportaron una jornada tranquila. Solo hubo una intervención en el malecón porque una mujer de edad avanzada se le bajó la presión.

Todo fue alegría hoy en la playa, hasta doña Hilda, una vendedora de paquetes de juguetes de playa como cubitos y figuras de especies marinas para formar figuras en la arena informó que a las 2 de la tarde llevaba más de 500 pesos de ventas.

Tres guanajuatenses que trabajan en una compañía nacional y que construyen una obra también llegaron al puerto porque ya la próxima semana regresan a su entidad y no querían dejar pasar la oportunidad de conocer Progreso, comer delicioso, meterse al mar y beber cerveza.

Alberto Sánchez, quien platicó con el reportero cuando salió del agua, dijo que les encantó Mérida y Progreso y afirmó que el mejor recuerdo que se llevará es la seguridad que hay en estas ciudades porque en su estadía de meses no oyeron graves problemas de delincuencia, asaltos y robos. Ellos pudieron salir a cualquier hora del día o noche y no tuvieron problemas de delincuencia.

La buena afluencia se mantuvo hasta la partida del reportero a las 5 de la tarde.

Deja un comentario