#Homún diputados ceden ante empresarios, aprueban megagranja

Si usted pensó que esta temporada de difuntos, solo comeríamos el delicioso Pib (que este año nos trajo una singular publicidad con el desafortunado vidéo de una regia), está a punto de darse cuenta que no es así, al parecer, un grupo de legisladores están preparando un delicioso atole, para el disfrute de la comunidad.

En una visita, esta tarde a la polémica granja en Homún, un grupo de representantes de distintos partidos (PRI, PAN), incluido MORENA y, y, ¿cómo se llama este partido preocupado y comprometido con la conservación y el medio ambiente? Ah sí, PVEM, visitaron la granja que producirá (ya parece un hecho consumado) 42,000 cerdos anuales en el corazón de una reserva hidrogeológica, visita presidida por la diputada Silvia López Escoffié, quien anteriormente había manifestado su preocupación por la salud de la comunidad, siendo que estamos hablando de una contaminación inminente, hoy, cambió su discurso para declarar estar completamente “satisfecha con los procesos que se llevan a cabo para tratar el agua residual” (sic) y después de llenar de vivas a la granja, señaló que, el proyecto porcícola, “Es innovador no sólo para la península, sino para todo México”, ya sabe, algo así como un ejemplo a seguir.

Quienes han manifestado su preocupación por este proyecto en detrimento del medio ambiente, pueden NO estar tranquilos, pues las declaraciones, no son otra cosa más que una evidente autorización y un espaldarazo a la continuidad de la operación de la granja.
Así que usted, mi querido amigo; insipiente activista o ciudadano preocupado por nuestro entorno y la vida, a través del líquido vital, estamos en ese preciso momento de este show de la realidad, en donde el conductor dice: “Stop a las llamadas” y, prácticamente a la espera de que el conflicto se resuelva de forma legal y con todas las de la ley a favor de…

…¡Qué nervios dios mío!
¿Le sigo, o dejamos de ser tan inocentes?

Independientemente del veredicto de algunas autoridades, incluidas catedráticas, me llama de sobremanera la atención, el criterio y el concepto de ensueño que éstas tienen cuando afirman que, es posible la contaminación cero, por medio de un monitoreo constante a la granja, al parecer se les olvida que vivimos en uno de los sistemas más corruptos de este planeta, en donde cualquier inspección tiene un precio, todo de acuerdo a lo que se deba inspeccionar (del tamaño del sapo, la pedrada).

Ante los hechos, cabría preguntarse, ¿Para qué entonces seguir con ese circo de visitar ahora los cenotes y a los pobladores, si donde mandan los empresarios, no manda el pueblo?

Será mejor ver con qué dedo nos dan el atole, deseando sea el meñique, para que la probada nos aguante sólo un mes. Ya veremos de qué manera trata el nuevo gobierno federal (que se ha dicho comprometido con el medio ambiente), un problema que no es sólo de una comunidad, la preservación o contaminación del agua, debe ser un problema de seguridad nacional. Willmar Raudes.

Deja un comentario