Joven maya de Naranjal interesado en la historia de su pueblo

“Urge conocer nuestra historia, sobre todo que los abuelos y las abuelas nos hablen de lo que significa esa historia de lucha en donde implica no solo cultivar la tierra, sino enseñan a los suyos a conocer y amar a nuestra cultura maya” resaltó Oscar Giovani Balam Canul, estudiante de la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo (UIMQROO), al presentar este proyecto ““El arte de la oralidad para el rescate de las tradiciones” la tarde del pasado 15 de febrero en la comunidad de Naranjal, ante jóvenes e invitados.

El proyecto que presentó el joven estudiante, recibe el financiamiento del Pacmyc,  y con el evento realizado este día se declaró inaugurado oficialmente su puesta en marcha de este importante proyecto a realizarse en Naranjal, comunidad que dista a poco más de 15 minutos de la cabecera municipal de José María Morelos, Quintana Roo.

“¿Saben porqué se llamó Naranjal? – cuestionó en lengua maya don Florentino Ku Ku, oriundo de Chacsinkin y con más de 40 años de estar viviendo en la comunidad-, el abuelo con más de 70 años relató que se le llamó Naranjal, dado que sea que vayas en la comunidad, hay naranja agria”

“Aquí no había pozos, en esos tiempos tomamos agua de los ak’aalche’ y si nos enfermábamos, nos curábamos con las plantas medicinales. Aquí venimos a vivir porque es cómo estar en el paraíso, porque de lo que siembres obtienes buena cosecha a diferencia de nuestras siembras que hacíamos en esos años en Chacsinkin”

Indicó que en los años en que vivió en Chacsinkin “Hacer milpa significa que hay que invertir mucho, tan solo en el chapeo, hay que hacerlo en varias ocasiones y luego el suelo es muy pobre, en cambio aquí ¡No hombe! Aquí tan solo en la primera cosecha del Ch’akbeen, tienes unos santos elotes de este tamaño y puedes cosechar hasta más de 3 sacos enormes, luego, estos lugares puedes sembrarlo por más de 2 años y aún mantiene su fertilidad y casi no se enyerbaba”

Por su parte, Inocencio Chí – oriundo de Peto, y con más de 40 años de vivir en Naranjal- habló de la sequía y la langosta que afectó esta región por muchos años, mismo que ocasionó severos daños en la vida de la gente.

María Isabel Hau González -Oriunda de Xbox, Chacsinkin- al hablarnos de su historia de vida “A mí siempre me ha gustado trabajar la milpa y tuve la fortuna de acompañar a mis padres en la milpa, mi papá me enseñó a tumbar el monte, siembra, chapeo y la cosecha. Es más, mi madre me despertaba a las 4 de la mañana para sacar agua al pozo y regar los plantíos de chile habanero que hacía mi padre. Tengo grandes recuerdos de la vida que tuve ahí y me marcó por siempre, pero al llegar aquí en Naranjal, me gustó mucho y aquí crecí a mis hijos”

Abuelos y abuelas, emocionados por hablar de esas vivencias de sus pueblos de origen, y de Naranjal, tan solo escuchar parte de estas historias de vida de aquellos que llegaron a vivir por estos rumbos hace más de 40 años, nos ilustran lo que significa trabajar las milpas y cómo acompañar a nuestros hijos para que sepan valorar lo que significa la vida, el respeto y lo que significa para ellos el concepto de libertad y no la del “libertinaje”

En este mismo evento, Bernardo Caamal Itzá, mejor conocido en la región como el Arux, llamó a los jóvenes y a quienes asistieron al evento inaugural, recalcó el valor de la iniciativa de Oscar Giovani, y resaltó el papel de los abuelos y las abuelas para que entre todos no solo conozcamos esas experiencias de vida sino conocer y cultivar el meatsil (cultura maya), por su parte, la maestra Marlene Margarita Chuc Maldonado, Coordinadora de la carrera universitaria Lengua y Cultura de la UIMQROO, llamó a asistentes a revalorar el idioma maya y de lo que significa este proyecto para la comunidad “Estoy contenta por acompañar a Giovani y desearle lo mejor de los éxitos en esta encomienda que hoy inicia” resaltó.

En el evento inaugural, destacó la presencia de Rusben Neftali Báez Burgos, director del plantel educativo telebachillerato comunitario el Naranjal, así como de los alumnos de este plantel educativo, y de igual forma asistieron abuelos y abuelas de la comunidad de Naranjal.

Deja un comentario